miércoles, 15 de diciembre de 2010

Reventados, jodidos. También humillados


Los fantasmas existen, algunos usan botas y hacen venias militares. ¿Llegó la hora de la escritura en paréntesis? Santos polacos, ayúdenos.

2 comentarios:

Bicefalepena dijo...

Dejar cosas entre paréntesis a la imaginación de algunos es la clave para mantener la independencia frente a los fantasmas obtusos.
Un abrazo.

Carolina dijo...

Gracias, bice, ahora me toca apelar al poder de los paréntesis. Muchas gracias por tus palabras.